marzo 24, 2022
Resiliencia futuro del trabajo

La semana pasada publiqué un artículo referente a este tema, y también una encuesta sobre cuáles han sido las habilidades más desarrolladas por nosotros durante estos dos últimos años.

La más importante, según las respuestas que obtuvimos, fue la Resiliencia, segundo Productividad y luego Empatía, habilidades que desarrollamos durante la vida de estos dos últimos años: parte en cuarentena, parte en el trabajo híbrido y sobre todo afrontando las mil y una labores que necesitábamos hacer en casa para continuar produciendo y viviendo adaptándonos al momento disruptivo que pasamos.

Voy a dedicarme al tema Resiliencia desde la perspectiva humana y como miembros de una organización, ya que siento que es una habilidad que necesita continuar fortaleciéndose dado el mundo VUCA y/o BANI que vivimos actualmente:

Como rasgo humano central, la resiliencia está escrita en nuestro ADN, un código predeterminado que nos ayuda a sobrevivir y adaptarnos frente a interrupciones grandes y pequeñas.

Ciertamente, se trata de recuperarse de las interrupciones y las adversidades. Se trata de salir del pensamiento y los paradigmas auto-limitantes y alcanzar nuestros niveles más altos de potencial y nuestra realización de liderazgo más magnética e impactante. Este es el camino de la autotrascendencia.

Los Tres Reinos donde habita la Resiliencia

El reino personal es el dominio de la autoconciencia y el autodominio. Dentro de este ámbito se encuentran las condiciones básicas de resiliencia de la metacognición, la agilidad mental y emocional, el optimismo realista y el significado a través de las fortalezas del carácter.

En otras palabras, se trata de ejercer el autocontrol y alinear la vida y el trabajo con los valores personales más profundos y auténticos .

El ámbito interpersonal tiene que ver con el dominio de las relaciones. Específicamente, ¿nuestras relaciones brindan una sensación de conexión profunda y satisfactoria? Añadido a esto se encuentra la autenticidad, apoyo, confianza y sentido de compromiso que obtenemos con la familia, las parejas románticas, los amigos y los colegas.

Un componente crucial es el papel de la comunicación en la formación de relaciones, incluida la importancia de las formas en que nos presentamos ante las buenas noticias de las personas, así como a las conversaciones difíciles.

Finalmente, el ámbito extrapersonal comprende las condiciones «ambientales» externas que deben navegarse en la naturaleza, la sociedad y el trabajo para reforzar la resiliencia y lograr un impacto y un legado más amplios.

RESILIENCIA Y LIDERAZGO COMO UN TODO

Así como las adversidades en la vida real a menudo se superponen, los tres reinos también actúan de manera interdependiente.

“No son las adversidades las que determinan nuestra respuesta emocional, es cómo pensamos sobre ellas, y nuestros patrones de reacción predeterminados, lo que determina cómo vamos a experimentar estos eventos” Por lo tanto, aumentar tu resiliencia es, en última instancia, un gran movimiento de poder del liderazgo”.

Cuando la resiliencia de toda la persona está en su lugar, puede abrir la puerta para comportamientos y resultados optimizados. También puede permitir que los líderes activen una estrategia de resiliencia, guíen a otros de manera más efectiva, aumenten la productividad y creen equipos de alto rendimiento.

Además, al incorporar estos métodos en tus prácticas diarias, también puedes desafiar los sistemas de creencias que podrían estar frenándote, tanto a tí como a tu organización. Tenemos un gran trabajo en el fortalecimiento de nuestra capacidad de Resiliencia.

Fragmento adaptado de Building Resilience

EL FUTURO DEL TRABAJO A NIVEL ORGANIZACIONAL

A medida que el mundo avanza hacia la endemicidad, seguirán surgiendo desafíos, al igual que nuevas soluciones.

Redefinir la dimensión humana del trabajo en el mundo actual de constantes interrupciones es un proceso continuo, sin un único punto de entrada. Es una forma de transformarse y evolucionar con un enfoque estratégico en el trabajo y el propósito, significado y valor de la organización.

Requiere que pensemos y trabajemos de manera diferente y que desafiemos constantemente las formas ortodoxas laborales del pasado.

Al cambiar la forma en que pensamos sobre el trabajo, enfocándonos en rediseñar el trabajo como un flujo y usando la tecnología para elevar las capacidades humanas, podemos liberar el potencial humano y crear un ambiente de trabajo donde los individuos y los equipos estén empoderados con las herramientas, la tecnología y cultura para aportar todo su potencial.

Esta es la oportunidad: un futuro diseñado en torno a la dimensión humana del trabajo, liberando la energía y las infinitas posibilidades de lo que podemos lograr los humanos trabajando productivamente con la tecnología: desbloquear aspiraciones y resultados que nunca antes habían sido posibles.

Tres claves para humanizar el futuro del trabajo
Es hora de pasar a la acción y enfocarse en el camino hacia la prosperidad, no solo la supervivencia. Para humanizar el futuro del trabajo, es importante:
Rediseñar el trabajo: este es el momento de definir nuevas aspiraciones y resultados laborales futuros y de centrarnos en el «arte de lo posible» de lo que podemos lograr utilizando la tecnología para habilitar y elevar las capacidades humanas.
Dar rienda suelta a la fuerza laboral: debemos desafiar nuestra forma de pensar sobre la fuerza laboral y utilizar la tecnología para ayudar a identificar y liberar el potencial humano, dentro y fuera de la organización.
Adaptar el lugar de trabajo: no podemos subestimar los cambios organizacionales y culturales que se exigen en el entorno de trabajo ampliado, que incluye el ecosistema de lugares de trabajo físicos y virtuales, y las expectativas sobre cómo colaborar, participar y relacionarse entre sí.
Dejar de pensar «estoy esperando un mejor momento». ¡Ahora! Es el momento de empezar a humanizar el futuro del trabajo.
Este tema es fundamental porque se trata de nosotros, las personas en las organizaciones, por lo que investigando más profundamente he encontrado dos cuadros interesantes compartidos por la consultora McKinsey acerca del tema, el primero que te ayudará a evaluar tu lugar de trabajo y si eres responsable de equipo a su vez a evaluar cómo lo estás logrando con las personas que lideras.

Nueve elementos a considerar desde la organización

T

Clic para ampliar imagen

Fuente: McKinsey & Company
Otro punto importante a considerar cuando se trata del talento humano es la experiencia del empleado dentro de la compañía, modelar su experiencia también es una parte fundamental, en cada etapa de su viaje:
T

Clic para ampliar imagen

Fuente: McKinsey & Company

Manejo de Datos, Crecimiento Inclusivo y sustentable, Cómo afrontar el incremento de precios en mercados inflacionarios, cadenas de suministro complicadas y muchisíma más información sobre el futuro puedes encontrarla aquí en COVID-19: Where we’ve been, where we are, and where we’re going

Reconozco que es una gran cantidad de información, creo que hay mucho por aprender en este período “post-pandemia” y las oportunidades que vienen son enormes, aunque retadoras para todos nosotros. Seguro que te aportará en el FUTURO del trabajo tanto como persona, como a nivel organizacional.

Posts relacionados