Historias inspiradoras
febrero 3, 2021

Antes que nada, te pido que te quedes hasta el final, porque lo que vamos a transitar son todas las cosas positivas del año que se fue…

El 15 de marzo de 2020, comenzó en mi vida, como en muchas vidas del planeta, un sinfín de emociones con el inicio del confinamiento por la pandemia de COVID a nivel mundial.

Seguramente a ti también te pasó y aún hoy quizá no hemos aprendido a manejar todo lo que nos pasa; peor aún, podemos saber lo que está por venir.

La pregunta es: ¿algún momento en la vida hemos sabido lo que está por venir?

¡La verdad es que no! así que quiero compartirte hoy lo bueno que sucedió en 2020, no solo conmigo, sino con las historias de personas cercanas, clientas y amigas.

Cambiaré algunos nombres por confidencialidad, porque lo más importante es que tomemos fuerza para iniciar 2021, con la certeza de que nunca sabemos cómo lo haremos y de que si somos intencionales en nuestros propósitos los lograremos.

¡Vamos!

Pienso en Luisa quien fue promovida a la Dirección General de un país nuevo en la compañía donde trabaja y pasó por una multitud de emociones, empezando con que, a pesar del tiempo justo, alcanzó a volver a su país en marzo para liderar desde ahí remotamente a su grupo de colaboradores todo el resto del año de forma virtual. 

Muchos han sido sus logros, consiguió un nuevo colegio para los niños, hizo una investigación de mercado para escribir su primer libro, acompañó a su hermana a la operación de su sobrino, se pudo quedar cerca de sus papás y ahora se prepara para trasladarse de país.

Rebeca se sobrepuso a la partida repentina de su padre por un infarto, tiene un nuevo trabajo donde ha alcanzado muchos logros, se mudó a vivir con su novio y están muy bien, acompañó a su madre y hermana viajando en algunas ocasiones a visitarlas al sur del país.

Susana sin imaginarlo tuvo el mejor de los años con la empresa de consultoría financiera que lidera, pasó por una montaña rusa de emociones, e incluso decidió tomarse 3 meses sabáticos al inicio del 2021 para alinearse a su propósito de vida que lo descubrió este 2020.

Ana, madre de dos niñas chiquitas y una más grande de 20 años, al principio, como toda madre en época de COVID, no sabía cómo multiplicarse para alcanzar a hacer todo lo que tenía, clases, casa, trabajo, esposo, etc.; al final del año ha concluido una maestría que siempre estuvo entre sus objetivos, fue promovida a un nuevo cargo regional, hoy maneja a la perfección el ambiente virtual junto con sus labores de madre, esposa y profesional.

Patricia se reunió con su novio de quien estuvo separada por más de dos años, ya que debido al COVID, él regresó a su país. Están muy bien juntos, además le asignaron nuevas responsabilidades en la empresa donde trabaja y está muy feliz con los nuevos retos a los que se enfrentará en 2021.

Graciela fue promovida a directora de área de la universidad donde trabaja, sacó todos sus proyectos adelante, creó un movimiento para inspirar a las mujeres de la región del norte de Chile, hizo muchísimos webinars para apoyar a estos grupos y todos sus alumnos han salido adelante a pesar de la virtualidad que hoy nos acompaña.

Carolina logró el ascenso que soñaba en la compañía donde trabaja, su relación con su nuevo jefe va excelente, hoy está con sus padres en su ciudad natal y puede hacerlo porque le permiten trabajar 100% desde su casa.

Andrea tuvo un año muy bueno manejando su negocio de Real State en los Estados Unidos, al inicio del confinamiento pensaba que todo se iría para abajo, pero juntas y con otros apoyos pudo visualizar lo bueno que vendría. Cierra su 2020 con grandes negocios realizados, con su proyecto con el novio casi cristalizado y se prepara para las luchas de 2021.

Fernanda mantuvo su trabajo en una aerolínea, ¡lo cual en esta época ya es decir mucho! Se recuperó de la enfermedad y peleó junto a sus padres para salir todos adelante. 

Francisca se convirtió en madre de un pequeño niño, cuando hablé con ella, me dijo: “ha sido la mejor época para tener un bebé”, he estado acompañada de mi esposo el 100% del tiempo y hoy cuidan del pequeño juntos porque pueden trabajar desde casa. 

Finalmente, yo… 

Finalmente, yo…

  • Profesionalmente, ha sido el mejor año de los últimos 5 con mi nueva carrera. He acompañado a la mayoría de estas personas de las que te hablé y estoy más que feliz de haber sido parte de su camino. 
  • All for Women se está consolidando como podcast y mejor ni te cuento el proyecto enorme que tenemos para los próximos años con la ONG.
  • He logrado pagar todas las cuentas personales y del negocio sola, algo que cuando empecé, no lo creía posible.
  • Inicié en Chile una formación como Coach Ontológico Empresarial que aún continúa este año acá en México.
  • Inicié el proyecto para escribir mi primer libro junto a una gran amiga, y estoy segura de que el 2021 lo publicaremos juntas.
  • Personalmente, aunque perdí a uno de los seres más amados de mi vida, me estoy reponiendo. Me cambié de país, pude viajar a Ecuador a visitar a mis padres después de tres años, sin contar de que además pude recuperarme de COVID-19 a la mitad de 2020.

Pensé que no lo lograría, pero debo decir que tuve algunas cosas importantes que me sacaron adelante:

  • Apoyo incondicional de quienes creen en mí.
  • Resiliencia para sobreponerme.
  • Confianza en mí misma – y mi Coach para que me lo recuerde todo el tiempo.

Cómo el mundo nos cambió, y a pesar de los sentimientos que tuvimos al principio, estoy segura de que si cada uno de ustedes que hoy me lee se pone a hacer un recuento de todos los logros del año, estará agradecido.

La gran pregunta es: ¿Cómo seguimos?

Seguramente muchos estamos cansados, otros animados, algunos optimistas, unos que otros dudosos, otros: ¡esperanzados!

La realidad es que habría que preguntarnos lo que verdaderamente tenemos dentro de nosotros, porque las historias de estas mujeres que te he compartido son de carne y hueso y no me cabe la menor duda de que, aunque a veces flaqueamos, estamos hechos de los mejores materiales, solo tenemos que mirar dentro de nosotros para avanzar.

Estoy segura de que conoces muchísimas más historias de éxito de este 2020 y la tuya es seguro una de ellas también. Así que te invito a que juntos agradezcamos por todo lo que hemos vivido y crecido en este camino que nos ofreció la vida atravesando la pandemia del COVID-19.

Para cerrar 2020 con agradecimiento y animarnos a transitar el año que viene con alegría y con la seguridad de que sabremos manejar todo lo que viene. Y de que sabremos sacar lo mejor de nosotros para levantarnos y seguir adelante cada día.

¡Feliz 2021!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Posts relacionados