inflexión
mayo 26, 2022

Esta es la historia de un profesional con un curriculum brillante, que a simple vista, es brillante, una carrera profesional en la industria de la construcción de muchísimos años en países como Alemania y varias ciudades de Canadá. Sin embargo los últimos dos años, en la última empresa donde fue Director General, el ambiente laboral se convirtió en una barrera insuperable para avanzar, malos entendidos, comentarios que no venían al caso, situaciones de doble sentido y mucho más.

Decide dejar su trabajo porque el ambiente resultaba “tóxico”

Hace 5 meses y medio nació su bebé, durante todo el periodo de la pandemia, donde se embarazó, y durante la maternidad, no asistió presencialmente a la oficina por ser considerada persona de riesgo.

Ahora que retoma sus labores profesionales presenciales, con un bebé que aún lacta por las noches, responsabilidades de madre, mujer, esposa y profesional, se pregunta ¿Cómo me organizo en esta nueva etapa? o ¿Dejo de trabajar? En ella nacen sentimientos de culpa que antes no tenía, desfase de los horarios e incluso distintos motivos en la vida, el trabajo no es la primera prioridad como antes y es necesario reorganizar las prioridades.

Acabas de regresar de tu período de maternidad y ¿ahora qué?

Te sientes perdida porque ya no quieres seguir siendo la mejor consultora de la empresa donde trabajas, donde haces todos los proyectos, pero no es para tu propio beneficio, estas embarazada, luego acabas de tener a tu bebé y tu jefa, la dueña de la consultora, llama para decir que no tendrás el período de maternidad completo porque te necesita, que podrás seguir haciendo home-office pero debes regresar, ¿que haces?

Quieres dejar tu trabajo actual pero no sabes ¿qué quieres hacer? O en el fondo sabes que quieres ser independiente, pero aún no te atreves.

Dos años de muchísimo sacrificio personal, levantadas a las 4 AM o 5 AM para atender conferencias con países del otro lado del mundo; terminando la jornada a las 7 PM u 8 PM; presión altísima por el logro de los resultados, lo que se lograba… nunca era suficiente, la confianza empieza a disminuir, aunque la motivación no se deja vencer, la salud y las relaciones familiares van empeorando día a día. Después de pensar, meditar, buscas ayuda…

Priorizas tu salud mental y la de tu familia o ¿qué haces?

A partir del diagnóstico de Cáncer en el 2017, Soledad (nombre ficticio) , terminó su tratamiento y convenció a su papá de que tenía que operarse de cáncer en 2018. Llegó la pandemia y utilizó estos dos años de reflexión para darse cuenta que tenía que salir de la relación en la cual estaba, comenzó su emprendimiento, y en enero del 2022 en un momento de epifanía se mudó a vivir en la costa, al lado del mar. Hoy construímos juntas su futuro antes de cumplir 40 años.

Te detectaron Cáncer de Seno, ¿cambiaste la vida?

Sin ninguna duda la pandemia nos dejó muchísimos aprendizajes y sobre todo deseos de una conjugación de vida-trabajo diferentes, las historias que te dejé arriba, son verdaderas, las conozco muy de cerca y por esto te comparto lo que son casos de puntos de inflexión en la carrera profesional, por los cuales podrías pasar, después de estos dos años de haber introspectado, hibernado, estado en cuarentena, y más.

Estos “puntos de inflexión en la vida”: momentos donde te preguntas ¿ahora qué? — emergen con frecuencia a lo largo de nuestra vida profesional y personal.

Pueden surgir de la dificultad, como cuando perdemos un trabajo inesperadamente o nos vemos obligados a lidiar con una enfermedad crónica, o a raíz de nuevas oportunidades emocionantes.

Cualquiera que sea el catalizador, los puntos de transición pueden sentirse amenazantes. La investigación sugiere que las reacciones típicas van desde evitar el problema retirándose o posponiéndolo, hasta pivotes instintivos o la búsqueda de soluciones rápidas.

Examinar nuestra primera reacción al cambio desestabilizador nos invita a explorar las posibilidades que existen más allá de nuestro impulso inicial.

Esto requiere tener la humildad para reconocer que incluso los más capacitados y talentosos entre nosotros pueden volverse inseguros, inquietos y reactivos cuando operan en un terreno desconocido.

Desarrollar una práctica de hacer una pausa, obtener recursos y re-orientarnos antes de responderte, puede contrarrestar la respuesta a la amenaza y ayudarte a ser más curioso y creativo frente a los momentos ¿y ahora qué?, incluso cuando no estás seguro de lo que viene después.

La mejor recomendación que puedo hacerte cuando te encuentras con estos momentos de inflexión en la vida:

¡ES PARAR!

Buscar apoyo para poder pensar de forma diferente y encontrar las opciones que ni siquiera tú sabes que existen.

Si te ves reflejada en alguno de estos ejemplos de vida, estás pasando por un momento de inflexión o quieres redirigir tu historia profesional contáctame aquí.

*Todas las historias arriba han sido mis clientes y hemos solucionado muchas de las preguntas que aquí te he compartido, espero que en momentos de inflexión, te inspiren a hacer una pausa, buscar internamente lo que es mejor para tí como ser humano, encontrar tu red de apoyo, y saber que se puede salir adelante.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Posts relacionados