CEO de éxito
febrero 1, 2024

¿Qué significa actuar como un CEO de éxito? 

Voy a usar una analogía para explicar lo que sería actuar como un director ejecutivo.

La analogía es con la navegación. Si navegas en alta mar, tienes que preocuparte de muchas cosas. ¿Está la vela eficazmente contra el viento? ¿Estoy corrigiendo el bote por viento o por marea?

Te preocupas por el equilibrio del barco y más importante aún por tu propia conducta. Todas estas cosas deben gestionarse simultáneamente, pero dependiendo de tu entorno (el tamaño de las olas o la fuerza del viento), diferentes elementos serán más urgentes en diferentes momentos.

Entonces en este inestable barco vamos a profundizar en los consejos para convertirte en un CEO de éxito o simplemente en un LÍDER EXITOSO…

Los directores ejecutivos necesitan la capacidad de recuperarse y aprender. Debes asegurarte de que la organización esté reaccionando correctamente, pero también te corresponde, no dejarte consumir por la crisis y mantener una visión más amplia sobre hacia dónde ir.

Los directores ejecutivos son increíbles a la hora de marcar la dirección de la empresa y tener una visión audaz, pero inevitablemente algo saldrá mal. Es como si tuvieras varios platos girando simultáneamente y uno de ellos se tambalea. Puedes pensar “pobre de mí” y caer en picada, o puedes decir: “Eso no funcionó. Déjame corregir rápidamente el rumbo”. Tendrás tambaleos y la pregunta es qué tan rápido respondes.

La resiliencia es un rasgo de carácter crucial para los directores ejecutivos mezclada con humildad: el pensamiento es “Estoy aquí para servir a la organización y a los clientes”. Esas dos cualidades, resiliencia y humildad, van juntas. Si estás cimentado en el propósito de tu organización, esto te dará energía y fuerza para navegar las tormentas o manejar esos platos tambaleantes. La humildad también te ayuda a reconocer que no lo sabes todo, por eso en momentos de crisis pides ayuda. Eso es bastante diferente del carismático director ejecutivo que lo sabe todo del mito popular.

Muchos directores ejecutivos se apoyan en gran medida en los consejos de sus juntas directivas para ayudarlos a gestionar: se aseguran de que la junta reciba suficiente información, pero no demasiada y aceptan la junta como una fuente valiosa y confiable de experiencia, hay que aprovechar los consejos de la junta directiva durante las crisis porque esa experiencia está ahí para aprovecharla. Cuando llega una crisis, tú quieres contar con los expertos en los que puedes apoyarte.

La mayoría de los directores ejecutivos hablan de lo solitario que es el trabajo porque nadie que les reporta ve lo que ellos ven y nadie a quien tu le reportas (es decir, la junta directiva) ve lo que tu ves. Te das cuenta de que necesitas que las personas que ocupan los puestos más altos sean actores de una sola empresa.Tener a las personas adecuadas en roles clave es una palanca fundamental.

Alinear a la organización en torno a un propósito común es un must para un Director Ejecutivo; tienes que dejar claro a la organización hacia dónde te diriges.

Los directores ejecutivos necesitan administrar su propia energía en una serie de sprints, pero también deben ayudar a sus organizaciones a hacer lo mismo. Con cada sprint necesita un período de recuperación, consolidación y recarga. «¿Cómo inspiramos el ritmo hacia adelante, de modo que no solo usemos adrenalina sino que confiemos en algo significativo para energizar a las personas?» esta es la gran pregunta.

Muchos directores ejecutivos también son abiertamente auténticos, tienen pasiones e intereses y temores externos, y se esfuerzan por completo en trabajar.

Yo añadiría la palabra “desarmar”. Atribuyen crédito a sus colegas y a las personas de las que aprendieron. Quizás lo que les ayudó a ser los mejores es que no intentaban ser los mejores, practicaron un liderazgo de servicio tratando de ayudar a otros a ser lo mejor que podían ser.

Su aprendizaje comienza temprano, están dispuestos a probar cosas nuevas y al hacerlo ganan experiencia. Con la experiencia viene el reconocimiento y la resiliencia, la capacidad de separarse de los reveses individuales lo suficiente como para ver que el otro lado del fracaso está el éxito si se reflexiona sobre las lecciones. Sus lecciones de liderazgo se forjaron en las situaciones más complejas y difíciles de gestionar, pero probablemente sean aplicables en situaciones menos complejas.

Puedes encontrar muchos más consejos para convertirte en un gran CEO de éxito y/o un gran líder en este libro de donde he sacado algunos de ellos.

CEO Excellence trata sobre la excelencia de los directores ejecutivos, pero también yo lo veo como un libro sobre liderazgo en términos generales. Es un libro sobre cómo puedes llevar tu propia vida, contado a través de historias.

 

Posts relacionados